Un pajaro

Ayer domingo en la mañana salí al jardín, puse el riego automático, me serví un trozo de melón y mi delicioso café matinal. Mientras revisaba mis correos, algo llamó mi atención y miré por la ventana, veo a un pequeño pajarito, tal vez un zorzal que corría feliz debajo de las gotas de agua que salían del surtidor, comenzó a acercarse tímidamente a la parte del chorro donde salía mayor cantidad de agua, luego un poco más y en un instante estaba bajo una lluvia generosa del vital elemento, a los segundos después corrió para atrás se dió unas sacudidas y arremetió nuevamente, ¡¡estaba tomando una ducha!!, se veía tan feliz corriendo por el pasto bajo la lluvia de agua, en unos segundos estaba totalmente mojada, sus plumitas se le paraban en su pequeña cabeza dando la impresión de una caricatura, luego dio una sacudida fuerte y emprendió vuelo. Que mejor regalo para partir un domingo, me dejo con una sonrisa de inmensa satisfacción.

Luego, cuando ya estaba sumida en el teclado pensando, ahhh, que agradable que nadie me moleste siento que alguien me toca la pierna, era el Lukas, me tocó con su patita como diciéndome “eyy mamá…, te quiero”, cuesta que mis pares me entiendan, pero veo en cada animal un universo de bondad tan grande, algunos los siento más evolucionados, otros más “animales” pero sin distinción y cada uno en su evolución son realmente tan queribles.
Este fin de semana a pesar de que mis hijos me abandonaron, se fueron de vacaciones a Maitencillo, donde seguramente ya están disfrutando de unas estupendas olas para practicar el surf, deporte que practican con asiuidad, sobretodo en verano, bueno, si yo tuviera 18 años creo que también estaría empinada con ellos en alguna cresta del mar.
Como te decia, al estar sola, podría irme donde quisiera, al menos los fines de semana, ya que te conté ¡no tengo vacaciones por el viaje a México!! Pero no, me quedé en Santiago por culpa del Oscar y el Lukas, como dejarlos??, se me parte el alma dejarlos solos, que nadie los saque a dar un paseo o por último les deje caer una caricia en su cabecita manchada. Como veras, por ellos decidí achicharrarme en Santiago, obviamente me llegaron reprimendas y ultimátum, amenazas casi de muerte, si no cambio mi actitud me dejaran como una loca que vive para sus perros. Pero dime, que puedo hacer ante su mirada? que puedo hacer si cada vez que veo un perro callejero con ojos de luto y su cuerpo casi en los huesos me mira como diciendo, ¡¡porqué nadie me quiere!!, ¡tengo hambre, por favor…, si no como, muero, ayúdame.
Estoy muy mal?, creo que si verdad, pero…, que puedo hacer?.

luquitas.jpgLukitas

Anuncios

6 comentarios to “Un pajaro”

  1. No, Binah…, te comprendo bien.
    He dado un breve paseo por tus páginas y, lo que he visto me ha encantado. La verdad es que tanto el diseño como el contenido invitan a dejarse llevar por tus rinconcitos.
    Me gustaría agregar un link a tu site si no te importa.
    Saludos

  2. Magda, Gracias por tu comentario y que bueno que te ha gustado la página. Entré a tus blogs y regrese con esa pequeña mueca de satisfacción que algunas veces hacemos las mujeres, no sabes lo que me gusta cuando voy de visita a un blog y encuentro contenido, cuando encuentro a una mujer que sabe decir lo que quiere, que es culta, profunda. Traté de dejarte un comentario pero la ventana no tiene el boton de “enviar”, por lo tanto no pude. Dime, cual de tus dos blogs quieres que linkee, porque realmente me gustaron.
    Saludos,
    Patricia

  3. Estas muy bien! Sigue haciendo lo que te hace bien, y tu y yo sabemos que no interesa la opinión de los demas en estos casos.

    Hay una parte en la película Wall Stett, con Michael Douglas que se filmo hace ya años, el que el, el malo de la película le dice a aprendiz: ´´ Si quieres un amigo, buscate un perro¨
    Esto demostraría que hasta los más insensibles poseen este conociemiento – el de la bondad de los animales – y sobre todo para mi en particular, la de los perros.
    Cariños, y disfruta a todos tus seres queridos!
    Marcial

  4. Creo que este relato es una de las experiencias más maravillosas y en clara extinción que existen. Te comentó me ha impresionado la forma que tienes de describir una situación de la que muchas personas suelen ser testigos, pero ninguna o casi nadie la percibe o la siente como tu. Tu has descrito un instante, un momento de un día cualquiera pero con la esencia de la vida, con el sentimiento por algo o alguien. ¿Quien se fija hoy en los perros de la calle, quien mira ese pájaro, quien se detiene por un instante a valorar todo eso que nos da la naturaleza…nadie, o pocas personas y tu eres una de ellas, como yo que a veces me quedo mirando la gente de la calle, los edificios, los pajaros y creo que es maravilloso. Gracias por esa descripción por ese momento tan maravilloso que nos has hecho vivir. Marola77

  5. No puedes tener más razón. Ve las noticias en la televisión y seguro que entonces te reafirmarás: hay animales más evolucionados que nosotros.

    Por cierto, disfruta del verano. Aquí llevamos los abrigos siempre encima.

    Saludos!

  6. Marcial querido, marola, spender… gracias por hacerme sentir que no estoy tan loca. Un abrazo cálido para Uds.
    Patricia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: