La música

Qué efecto milagroso se produce en mí con la música, podrías creer que yo, una mujer que ya paso las cuatro decadas le encanta el Regetton!!… es curioso, hoy mientras manejaba a casa me di cuenta de la versatilidad en mi gusto musical, cuando me llamo, cuando quiero que venga la Patty real, esa que viaja por los siglos, ahí me gusta la música con armonía, equilibrada, disfruto intensamente a un Telemann, Corelli, o los caprichos de Paganini (esos me transportan y me llenan de energía) o por supuesto, Bach con sus cantatas y brandenburgueses!!,  Tchaikovsky que una vez escuchando su concierto para dos violines mientras manejaba me puse a llorar como una magdalena y la gente me miraba llena de compasión, tal vez pensarían “pobre mujer, quizas que tragedia le ocurrio” pero bueno, así somos las mujeres!. Tampoco puedo excluir a los clasicos Vivaldi y Beethoven, en general la Barroca, perdónenme los seguidores de Dvorak o wagner, son demasiado energéticos para mi alma, me cuesta seguirlos. Luego, me balanceo con un Deep Forest, Enigma, Era, Kitaro, cantara,  en lo new age tenemos un montón, bueno y mi preferido Jean Michel Jarre, con ellos realmente me dejo llevar, es increíble (el blog de Yei, mmmm… no me canso de agradecer a Yei por la música que nos dá), y luego viene el Regetton y la Salsa, es increíble, a mi edad, con mi profundidad, ¡¡Dios, que verguenza!!, pero debo admitirlo, ¡me encantan!, siiiiii, para esos momentos de frivolidad absoluta, cuando bajo por una montaña nevada en un par de skyes, cuando me monto en mi bicicleta, o cuando me dejo llevar por el mundo y su vana liviandad. Ahora en Chile esta empezando el Festival de Viña, evento en que el país se transforma y lo único que se habla es de frivolidades que obviamente no voy a tocar, pero a raíz de eso, las radios se congestionan con las melodías de un Calle 13, o Nelly Furtado (mmm… me gusta).

Insisto, que versatilidad, como ejemplo en este momento, mientras te escribo, son las 11 de la noche, el cielo esta quieto, y del parlante sale la música de un CD que me regalaron con una música indígena, de esas que son con melodías suaves, lamentos…, mmmm, me hizo recordar a Don Juan, hace tanto ya…, mis primeros libros de búsqueda, Carlos Castañeda y su Nahual, cuando me ponía en el medio de un potrero despues de haber montado por un rato a mi paloma (una yegua hermosa que me acompaño por mucho tiempo) a buscar mi lugar de poder, que tiempos!!.
Creo que con esta música iré a beber un poco de cielo y dejaré en un cajón de secretos al Regetton, no quiero que nadie lo sepa, ¡¡me moriría de vergüenza!!

Anuncios

2 comentarios to “La música”

  1. Me has robado una sonrisa. Conozco bien esta sensación. Todas las cositas tienen un lugar y un tiempo, aunque algunas permanezcan archivadas a ojos ajenos o tal vez en el más profundo olvido, pero están… y es de mirada sabia el saber reconocerlo!!.
    Me encanta como escribes!

  2. Patricia melómana como yo.Espero que alguna vez tengas tiempo de leer mi ensayo El atributo humano más cercano a la divinidad en mi Filosofía de la Historia mariaguilaboge.blogspot.com. Abraos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: