Sólo imagina

Que capricho sería,

¡sólo un roce contigo!

el tocar suavemente

esa piel que no es mía.

Imagina un momento…,

¡cómo sería!

Yo bajando cual gota,

por tu bosque de cedros

y llegar encendida

a ser parra en tu hombría.

¡Que dulzura ese tacto

de tu mano en mis lomas!,

despertando caudales

en los ríos dormidos.

¡imagino tu boca

prendiendo hilarante

su sabor en la mía!

Y a tu toque de fuego

Y a tu carne encendida

se yergue en mi pecho

relicarios de guindos.

Que delirio sería

ver tu mástil de hierro

desgarrando los nudos

en mi puerto de lirio.

Capricho sería…,

¡sólo un roce contigo!

Sólo imagina, qué capricho sería.

Anuncios

4 comentarios to “Sólo imagina”

  1. Un poema genuinamente bello y pasional, Patricia.
    Creo recordar que en la doctrina platónica, Eros mantiene el estigma de una carencia y de una falta: el movimiento de la persona enamorada –característico del alma– habla de una insuficiencia respecto al ser perfecto, que es también materia, carnalidad… Aplicado a la poesía, esto vendría a significar que sólo trascendiéndose en su misma esencia erótica ésta vendría a cumplir su objetivo y su fin, que sería la satisfacción a la que Platón define como felicidad, o ‘eudaimonía’; es decir, plenitud o comunión de cuerpos y almas.
    Siento haberme desviado a terrenos filosóficos, que no son precisamente los míos… En realidad, mi estimada amiga, yo lo único que pretendía –cuando comencé a escribir este comentario– era decirte simplemente lo mucho que me ha gustado tu poesía.
    Un fuerte abrazo,
    Luis

  2. Luis, es la filosofía lo que me ha movido desde mis orígenes, así que celebro tu respuesta. Estoy de acuerdo contigo y con Platón, creo que deberíamos invitarlo de vez en cuando a nuestras pláticas, sólo trascendiendo en nuestra esencia erótica es cuando llegamos a una comprensión total de sí mismo, ¡mira que complejo!, pero para esto habría que entender bien lo que para mí significa el erotismo en su más pura acción. Es donde se trabaja la voluntad y el desapego en su máxima expresión, el uno sin el otro no llegan al término de un desarrollo total. Me explico, la voluntad porque estas en una entrega y dominio absoluto de ti mismo (toda tu animalidad), y de desapego porque estas siendo en el otro como si estuvieras en ti mismo, es el único momento (ésto hablando de una relación relativamente elevada) en que realmente se es en el otro, a través del tacto, de la mirada (ayy mirarse es mágico), en fin, es un tema apasionante, y si lo uno a la poesía que es mi delirio, sólo imagina!!

    Un abrazo y gracias por estar.
    Patricia

  3. Patricia,
    estoy de acuerdo con Luis por la reflexión filosófica. Pero agrego: en tu poema hablas tú y habla la mujer. El hacer que el yo se convierta en “todos” (as) es atributo de los (las) grandes.

  4. Julio querido, que alegría me das con tu visita. Un abrazo y gracias por tus palabras, me estimulan a seguir.
    Patricia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: