El Violin de Yanko

Mi madre me arrullaba con poemas como este, de ahí el amor a la literatura y a la poesía, este es uno de los poemas que me hacía soñar, espero les guste.

Madre la selva canta,
y canta el bosque y canta la llanura,
y el roble que a las nubes se levanta,
y la flor que se dobla en la espesura,
y canta y juega el viento en el camino,
y en el rubio trigal las amapolas,
y en el cauce el arrollo cristalino,
y los troncos, los tallos, las corolas,
la tierra, el cielo azul, la mar gigante
y las hierbas que bordan el barranco.
Madre, es una canción dulce y vibrante,
que a Yanko llega y que comprende Yanko.
Era Yanko un chicuelo,
más rubio y sonrosado que la aurora,
con los ojos tan puros como el cielo
y el alma cual de artista soñadora.
La música del campo lo atraía…,
adivinaba un himno en los rumores,
que el viento recogía
al besar los arbustos y las flores,
y en el gorjeo matinal del ave,
y en el silencio de la noche grave
y en cáliz gentil de la violeta,
hallaba una canción tierna y sin nombre,
la canción sacrosanta del poeta
que apenas puede comprender el hombre.

Siempre que del mesón en la cocina
brotaban los armónicos raudales
de un violín cuya nota cristalina
es dulce cual la miel de los panales,
él escuchaba con sublime encanto
esa canción de arrullador cariño,
y con los ojos húmedos de llanto,
“quién tuviera un violín “, pensaba el niño.

La voluntad emperatriz altiva,
prestó a Yanko inventiva
para hacer un violín débil, crujiente,
cual hecho de un caballo con las crines
y con ramas de verdes limoneros;
violín tan semejante a los violines
como un trozo de vidrio a los luceros…
Mas, ¡ay!, en tal violín fue el llanto queja,
y fue la queja destemplado grito:
¡cual ruiseñor no gime la corneja
ni anida la endecha seductora
en un violín que llora cuando canta,
en un violín que chilla cuando llora!

Una noche estival toda fulgores,
al entreabrir sus párpados el cielo,
y al entornar sus cálices las flores,
arriesgóse el chicuelo
a entrar en la cocina,
y a impulsos de sus ansias ideales
tomó el rico violín de voz perlina
y le arrancó torrentes musicales.
Los peones: “al ladrón”, despavoridos
gritaron, despertándose del sueño
y sordos a los ruegos y gemidos,
feroces maltrataron al pequeño.

Agonizaba Yanko. En su agonía,
Febril y estertoroso, repetía:
“Madre la selva canta,
y canta el bosque y canta la llanura,
y el roble que a las nubes se levanta,
y la flor que se dobla en la espesura,
y las alondras al emprender el vuelo,
y las hierbas que bordan el barranco”.
Y al expirar el niño, en noble anhelo,
Dijo: “¿Verdad, mamita, que en el cielo
Dios le dará un violín al pobre Yanko?

Gracias querida Erika, si no fuera por ti todavía estaría escarbando los cajones.

poesía de Marco Rafael Belmonte

Obtenido de “http://es.wikisource.org/wiki/El_viol%C3%ADn_de_Yanko”

Anuncios

11 Responses to “El Violin de Yanko”

  1. Sublime belleza la de este dolor de la agonía que retratás, Binah/Pat…

    Saludos grandes, Aquileana 🙂

  2. Desde mi lejana juventud recitaba el violín de Yanko. Tuve un colega ferroviario de apellido Rozas en Rengo que hizo de éste poema una obra de arte al recitarlo. Mis primeros años de estudiante los hice en el Liceo de San Fernando y más o menos en tercero o cuarto de Hds la profesora de castellano Marta Troncoso nos interesó en la poesía cuya práctica la mantengo hasta hoy. Muchas gracias y espero comunicarme con Ud alguna vez.- En realidad es un muy hermoso poema. Lo hé imprimido para adjuntarlo a mi colección.-

  3. Robinson que gusto escucharlo, que gusto es saber que de tuvo una profesora que le inculcó el amor por este maravilloso arte, ojala podamos compartir algo de poesía, espero me haga llegar algo de su obra, será un gusto compartirlo con nuestros amigos. Para mí fue mi madre, sí, ella nos cantaba los poemas en las noches de nuestra niñez, fue hermoso realmente.

    Gracias por dejar un poco de tiempo y escribir este comentario.

    saludos, Patricia

  4. Patricia.- Que usted haya perdido parte de su tiempo para dirigirse a mi, ya es demasiado premio y por ello me siento muy agradecido y halagado. Se refiere Ud a mi obra. Creo que no alcanza para llamarla así, màs bien vendría a ser como un ensayo. Son memorias, recuerdos, añoranzas y evocaciones de mi juventud y de mis años de funcionario de ferrocarriles. Bueno en realidad no sé lo que es. En todo caso quiero entregarle algo de aquello, pero no se ría.-
    Rancagua.La estación del Recuerdo.-(de la pág. 28)
    Después de tanto tiempo ido,
    a Rancagua regresé emocionado
    con el pensamiento de imágenes repleto
    dispuesto a enfrentar aquel pasado,
    saturado de escenas desvaídas
    borrosas,ambiguas, deslavadas,
    que el yerto fuego que en mi había
    a duras penas revivir quería
    después de tantos años apagado,
    cubiertode penas, desolado.

    Obsevé cada rincón y cada muro,
    por si encontraba ese pasado,
    disperso silente, abandonado.
    La amable estación en su agonía,
    parecía un templo abandonado,
    después de tanta gloria y tanta vida,
    lánguida y triste la veía
    y como yo estaba abatida.

    Recorrí esos andenes venturosos
    para resucitar inmóviles fantasmas
    que mi infinita pena perseguía,
    con los ojos de lágrimas cuajados.

    Aquí estuve yo y ahora estaba,
    Nada era igual, todo cambiado.
    Bella estación de mil recuerdos
    nostálgica, venturosa mágica,
    sé que percibes mi dolor amargo
    pero has de saber hermosa mía,
    que tu vida es mi vida
    a pesar de los estragos.

    Era inútil seguir pensando en eso.
    Mi espíritu seguía divagando.
    Pero, no. El pasado está muerto.
    Muerto y sepultado.-

    Nota: Espero que no haya sido demasiado.

    Cariñosamente Róbinson.-

  5. Nunca es demasiado para leer un poema tan sentido. Un abrazo Robinson y espero poder leer más de tu obra.
    Patricia

  6. Patircia:

    Hoy recorde este poema y me dedique a buscarlo y lo encontre aquí, antes de empezar a leerlo me quede sorprendido ya que mi abuela “mama lupita” (con la que me crie desde los 3 meses de edad) tambien me arrullaba con este y otros poemas, mil gracias por ayudarme a regresar a esa epoca. Hoy tengo 41 años ytambien me apasiona la literaratura y sobre todo la poesia

  7. Hermoso el poema, lo mismo que” El sembrador” del mismo autor.
    Este poema tiene un significado especial y muy parecido a quien escribió. Mi madre lo recitaba en los días lluviosos del sur a mis hermanos mayores para hacerlos dormir. Carahue era el pueblo donde la luminosa mirada de mi madre y la sabiduría de su vida y sus poemas arrullaron el sueño de mis queridos hermanos………

  8. HAY UN DÍA FELIZ

    A recorrer me dediqué esta tarde
    Las solitarias calles de mi aldea
    Acompañado por el buen crepúsculo
    Que es el único amigo que me queda.
    Todo está como entonces, el otoño
    Y su difusa lámpara de niebla,
    Sólo que el tiempo lo ha invadido todo
    Con su pálido manto de tristeza.
    Nunca pensé, creédmelo, un instante
    Volver a ver esta querida tierra,
    Pero ahora que he vuelto no comprendo
    Cómo pude alejarme de su puerta.
    Nada ha cambiado, ni sus casas blancas
    Ni sus viejos portones de madera.
    Todo está en su lugar; las golondrinas
    En la torre más alta de la iglesia;
    El caracol en el jardín, y el musgo
    En las húmedas manos de las piedras.
    No se puede dudar, éste es el reino
    Del cielo azul y de las hojas secas
    En donde todo y cada cosa tiene
    Su singular y plácida leyenda:
    Hasta en la propia sombra reconozco
    La mirada celeste de mi abuela.
    Estos fueron los hechos memorables
    Que presenció mi juventud primera,
    El correo en la esquina de la plaza
    Y la humedad en las murallas viejas.
    ¡Buena cosa, Dios mío! nunca sabe
    Uno apreciar la dicha verdadera,
    Cuando la imaginamos más lejana
    Es justamente cuando está más cerca.
    Ay de mí, ¡ay de mí!, algo me dice
    Que la vida no es más que una quimera;
    Una ilusión, un sueño sin orillas,
    Una pequeña nube pasajera.
    Vamos por partes, no sé bien qué digo,
    La emoción se me sube a la cabeza.
    Como ya era la hora del silencio
    Cuando emprendí mí singular empresa,
    Una tras otra, en oleaje mudo,
    Al establo volvían las ovejas.
    Las saludé personalmente a todas
    Y cuando estuve frente a la arboleda
    Que alimenta el oído del viajero
    Con su inefable música secreta
    Recordé el mar y enumeré las hojas
    En homenaje a mis hermanas muertas.
    Perfectamente bien. Seguí mi viaje
    Como quien de la vida nada espera.
    Pasé frente a la rueda del molino,
    Me detuve delante de una tienda:
    El olor del café siempre es el mismo,
    Siempre la misma luna en mi cabeza;
    Entre el río de entonces y el de ahora
    No distingo ninguna diferencia.
    Lo reconozco bien, éste es el árbol
    Que mi padre plantó frente a la puerta
    (Ilustre padre que en sus buenos tiempos
    Fuera mejor que una ventana abierta).
    Yo me atrevo a afirmar que su conducta
    Era un trasunto fiel de la Edad Media
    Cuando el perro dormía dulcemente
    Bajo el ángulo recto de una estrella.
    A estas alturas siento que me envuelve
    El delicado olor de las violetas
    Que mi amorosa madre cultivaba
    Para curar la tos y la tristeza.
    Cuánto tiempo ha pasado desde entonces
    No podría decirlo con certeza;
    Todo está igual, seguramente,
    El vino y el ruiseñor encima de la mesa,
    Mis hermanos menores a esta hora
    Deben venir de vuelta de la escuela:
    ¡Sólo que el tiempo lo ha borrado todo
    Como una blanca tempestad de arena!

  9. Luis, creo que es un bien común el que nos arruyaran con este poema, muchos aprendimos a amar la poesía por la siembra que hizo nuestra madre al parecer.

    Que hermoso poema es el que adjuntas, quién es su autor?

    Slds.

Trackbacks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: