Archive for ‘Escritores Chilenos’

agosto 25, 2014

Tertulia literaria?

Creo que llamar a estos encuentros como tertulia literaria lo deja pobre, tal vez podríamos llamarlo, “Encuentro con una buena conversación”, sí, un lugar donde se habla de literatura, de la vida y más, es simplemente una buena conversación. Eso es lo que ocurre los jueves, un grupo de seres humanos, que valga aclarar, además de buenos seres humanos excelentes escritores, viajados y simpáticos, se reunen para conversar, compartir y reír. Comparto con ustedes este relato-invitación que nos hace Edmundo Moure.

 

TERTULIA EN LA CABAÑA

 

…El ruido que hace el día al llenarse como un vaso…

Efraín Barquero

Si piensas – apreciado lector -, que me refiero a una construcción rústica y remota, como Walden, la casa en los bosques, del sin par Henry W. Thoreau, el poeta propugnador de la “desobediencia civil”,  te equivocas… Es apenas el nombre de un bar sito en la vereda norte de la calle Providencia, una cuadra al oriente de calle Manuel Montt, lugar que hemos escogido, un grupo de parroquianos o feligreses de rancia prosapia bohemia, para animar la tertulia vespertina de los jueves, a eso de las 18:30 horas… Si concurriste a la anterior, la que organizáramos donde la Tchi, en Bar Amigo, durante más de diez años,

read more »

Anuncios
enero 4, 2014

Ultima y primera crónica – Edmundo Moure

 

EL ALBERGUE DE LOS MAESTROS

Estamos un año más viejos -¡vaya novedad!- y sentimos el vértigo del tiempo cada vez con  mayor apremio, como si recorriésemos una larga montaña rusa y tras la próxima cuesta la velocidad se tornara incontrolable.

Ya no es necesario para nosotros detenernos en el necio resumen del año que se fue, como si pudiésemos conjurar lo malo y atesorar lo que nos parece positivo. En nuestro fuero interno sabemos lo que nos trajo el soplo aleve del desasosiego o la sencilla alegría de una satisfacción postrera, porque, como aquel personaje llamado Bras Cubas, ya todo nos suena a legado póstumo que pudiera ser incluso escrito por un difunto, como columbrara en sus geniales devaneos narrativos, Joaquim Machado de Assis.

En un ritual que venimos repitiendo hace veinte años, haremos lo posible por pasar el límite ilusorio de las cero horas mientras

read more »

junio 14, 2013

Vilanos, Edmundo Moure

VILANOS

-Abuelo, ¿qué son para ti los vilanos, esas pelusillas como copos que vuelan por el aire?

-Sueños perdidos que alguien aventó al despertar.

-Y entonces, ¿quién los soñó?

-No lo sabemos con certeza. Yo creo que ha sido el Señor del Trigo.

-¿Y ése quién es?

-La divinidad que cuida de las siembras y de las cosechas. Para que recibamos cada día el pantrigo.

 -La abuela gallega decía –según tú me contaste- que los vilanos son anuncios de cartas, y que en tiempos de la guerra de España la correspondencia se hundía

read more »

mayo 31, 2013

Cuentos del fútbol

LOS TRES PALOS / REINALDO MARCHAT

Si te gustó este cuento, regálale dos minutos al autor y vota por su cuento.

vota por este cuento

Siempre esos partidos eran aburridos, como el clima de las tres de la tarde, viscoso, la atmósfera pegadiza y esa canícula brutal que ardía en la mollera. Alrededor serpenteaba una lentitud de espanto. Apenas unos atrevidos caminaban un trecho con una botellita de líquido adherida a la comisura. A esa hora jugaba el equipo de la Tercera División, dando inicio a la larga jornada de la tarde. Y había que sacrificarse frente al calor montaraz. En eso consiste la pasión, el fútbol vital. Llegaba buena cantidad de público que desafiaba a esa pesada gelatina sin ventilación y se perdía la siesta del domingo; había motivo para ir a la cancha. Jugaba El Pájaro, un arquero sensacional, ágil, un poco loco, de físico esmirriado, huesudo, con una chasca desmedida, caótica, que le raspaba los hombros y le daba un aire de Sansón en decadencia; con fama de imbatible, de acróbata de los tres palos, atajaba como quería, con una mano, levantando una

read more »

noviembre 15, 2011

Entre el cielo y la tierra, Patricia Gómez

Entre el cielo y la tierra

Como una mariposa gris me voy descamando,
tenues y transparentes pieles caen en dolorosa letanía
hasta ser parte de la tierra misma.
Miro y me miran como me voy transformando,
con un doloroso olor dulzón y una ausencia ácida.

En un suspiro del tiempo, dejo de sentir y me vuelvo nada,
una nada que comprende una claridad que ciega y ensordece.
Y sin embargo cada día estoy más ciega, más ciega de mundo.

octubre 4, 2011

El Libro, Patricia Gómez.

El libro, novela de Patricia Gómez

Por Miguel de Loyola

La escritora Patricia Gómez captura al lector narrando una entretenida historia de amor basada en la inmortalidad del alma y en los grandes ideales del espíritu. Hay mucho ingenio creativo en estas páginas para recrear los acontecimientos que envuelven y conectan la vida de los personajes con distintas épocas. Una mujer del siglo XIX, en quien reconocemos a la heroína del relato, tras el hallazgo y lectura de El libro, viajará a través del tiempo hasta encontrar el correlato de su propia historia de amor, vivida en un pasado remoto, en otras circunstancias, bajo otros nombres ypersonajes, por allá por el siglo XVI, donde todavía en algunos reinados de la Centroeuropa, predomina el imperio de la barbarie.

La novela toma la forma del viaje, de aquel clásico viaje mítico, donde el protagonista terminará depurando su vida y su espíritu. En tal sentido, recorre aquellos tópicos clásicos tan bien formulados por  el norteamericano Joseph Campbell en su estudio El poder del mito.  Las etapas que componen el viaje del héroe, en nuestro caso, el viaje de la heroína Helena del Canto, Campbell las define en doce pasos que me permito detallar a continuación, en virtud que en la novela de Patricia Gómez aparecen claramente determinados: El mundo ordinario; La llamada de la aventura; El encuentro con el mentor; La travesía del primer umbral; Las pruebas, los aliados, los enemigos; La aproximación a la caverna más profunda; La odisea (el calvario); La recompensa;  El camino de regreso; la resurrección; y finalmente,  El retorno con elixir. Podríamos ir al detalle, ubicando cada uno de estos pasos con los hechos concretos proyectados en la novela, pero sería preferible dejar la tarea de precisarlos al lector. Pero, por ejemplo, veamos algunos, los primeros, de donde surge el verdadero interés de la historia, nominado como el mundo ordinario. En El libro, Helena aparece inmersa en un mundo rutinario que no le agrada, añorando siempre un mundo mejor, soñando el encuentro del amado, a pesar de sentirse amada y deseada por los hombres, y concretamente por Ricardo, viejo amigo de su extinto padre. Desde allí, desde esa plataforma demarcada por una cotidianidad

read more »