octubre 1, 2014

NEL, de Gabriela Torres.

“Eran las cuatro de la mañana y todo el pueblo estaba dormido, en la casa de las hermanas había un hondo silencio, como si toda ella estuviera suspendida en algún lugar lejano. Alelí, quién dormía plácidamente, despertó sobresaltada, el gruñido de una de las puerta la asustó. En Nel nadie roba, por lo tanto, algo importante y fuera de lo común debió causarlo. Tomó su chal y levantándose de  prisa salió de la habitación, bajó la escalera y entró de prisa al gran salón,  ahí divisó una pequeña figura que se escurría tras la puerta. Dio unos saltos largos que la hicieron parecer una ardilla,alcanzó la puerta y luego corrió hasta llegar al lado de la figura que se detuvo de sopetón. Enseguida Alelí preguntó con voz quieta, 

  • ¿Es usted un ladrón?-
  • No Alelí soy yo margarita.

Alelí la miró incrédula, efectivamente era Margarita. La tomó de un brazo y  obligó a subir las escaleras,  entraron a la pieza  y alelí destapó la cama encontrándose con dos almohadas.

 -¿Que hacías a estas horas fuera de casa?-Margarita suspiró y dijo con voz aburrida.”

-En Niltamur no me va a pasar nada. En Niltamur nunca pasa nada”

Este es un pequeño párrafo de un proyecto de novela. ¿Quién es el autor?, Gabriela Prat, una niña de apenas 13 años que vive en una pequeña ciudad de Chile,  toma agua de mar, asiste a un colegio pequeño, y vive tratando de ser consecuente a los pensamientos de su familia. Un pensamiento que te lleva a vivir o tratar de vivir una vida más consciente, más abierta, más de fondo.

¿Por qué hablo de ella hoy?, simple, tener una imaginación tan prolífera, lograr narrar una historia compleja manteniendo el hilo y coherencia ¿a los trece años?.  ¡Imaginar!, que gran logro, muchos podrán tener una buena técnica, mejor ortografía y excelente redacción, pero y si no está la imaginación, no está ese maravilloso mundo que guarda celoso el escritor talentoso en un lugar al que sólo él puede acceder cerrando la puerta tras de sí y luego ser capaz de invitar al lector y que éste tampoco quiera hacerlo ¿de qué sirve todo lo demás?.

Impulsar, aplaudir y alentar es el deber de todos aquellos a quiénes  nos toca la suerte de tocar la palabra de estos jovenes pero valiosos seres humanos.

Querida Gabriela, lee, lee  a todos los autores que te muevan el alma, lee a los grandes, a los no tanto, de todos sacarás una enseñanza. Escribe hasta que el lapíz quede seco, hasta que la vela se gaste, hasta que el silencio deje de serlo. Cada día tu trabajo tendrá más cuerpo, más alma, y luego, todos esos hijos que crees con cada idea, con cada intención y con mucho trabajo caminarán solos.  Te aplaudo y gracias por compartir parte de tu trabajo conmigo.

agosto 25, 2014

Tertulia literaria?

Creo que llamar a estos encuentros como tertulia literaria lo deja pobre, tal vez podríamos llamarlo, “Encuentro con una buena conversación”, sí, un lugar donde se habla de literatura, de la vida y más, es simplemente una buena conversación. Eso es lo que ocurre los jueves, un grupo de seres humanos, que valga aclarar, además de buenos seres humanos excelentes escritores, viajados y simpáticos, se reunen para conversar, compartir y reír. Comparto con ustedes este relato-invitación que nos hace Edmundo Moure.

 

TERTULIA EN LA CABAÑA

 

…El ruido que hace el día al llenarse como un vaso…

Efraín Barquero

Si piensas – apreciado lector -, que me refiero a una construcción rústica y remota, como Walden, la casa en los bosques, del sin par Henry W. Thoreau, el poeta propugnador de la “desobediencia civil”,  te equivocas… Es apenas el nombre de un bar sito en la vereda norte de la calle Providencia, una cuadra al oriente de calle Manuel Montt, lugar que hemos escogido, un grupo de parroquianos o feligreses de rancia prosapia bohemia, para animar la tertulia vespertina de los jueves, a eso de las 18:30 horas… Si concurriste a la anterior, la que organizáramos donde la Tchi, en Bar Amigo, durante más de diez años, Seguir leyendo

enero 5, 2014

Doris Lessing y su amor a la libertad

EL FARO DEL FIN DEL MUNDO

El talento literario de la escritora británica, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 2007, sigue maravillando a infinidad de lectores y críticos de todo el mundo. Su muerte, el 17 de noviembre del pasado año, marcó el final de una de las carreras literarias más exitosas y polifacéticas del siglo 20. La editorial canadiense Coffin Press, acaba de reeditar “A Proper Marriage” (Un casamiento convencional), una de sus más renombradas obras.

dorislessing

Con bastante frecuencia, resulta difícil para un escritor dar título a sus obras porque el título es una puerta de entrada, un camino para llegar hasta el fondo de la lectura o lecturas del texto. En esta novela el título nos marca a través de su redundancia (un casamiento es algo en si mismo convencional sin necesidad del adjetivo). Un sendero muy claro aunque sólo aparentemente, puesto que esta novela tiene muchas lecturas, tantas como estratos, representados por…

Ver la entrada original 503 palabras más

enero 4, 2014

Ultima y primera crónica – Edmundo Moure

 

EL ALBERGUE DE LOS MAESTROS

Estamos un año más viejos -¡vaya novedad!- y sentimos el vértigo del tiempo cada vez con  mayor apremio, como si recorriésemos una larga montaña rusa y tras la próxima cuesta la velocidad se tornara incontrolable.

Ya no es necesario para nosotros detenernos en el necio resumen del año que se fue, como si pudiésemos conjurar lo malo y atesorar lo que nos parece positivo. En nuestro fuero interno sabemos lo que nos trajo el soplo aleve del desasosiego o la sencilla alegría de una satisfacción postrera, porque, como aquel personaje llamado Bras Cubas, ya todo nos suena a legado póstumo que pudiera ser incluso escrito por un difunto, como columbrara en sus geniales devaneos narrativos, Joaquim Machado de Assis.

En un ritual que venimos repitiendo hace veinte años, haremos lo posible por pasar el límite ilusorio de las cero horas mientras Seguir leyendo

diciembre 23, 2013

Edmundo Moure, El misterio del tiempo.

 

MISTERIOS DEL TIEMPO

El tiempo es asunto misterioso. Fluye, lo advertimos, de manera continua e inexorable. El río de Heráclito no es el tiempo que corre por el cauce del existir; somos nosotros que avanzamos o retrocedemos, según se interprete. Suponemos que el tiempo comienza con la vida y concluye con la muerte, pero hay quienes sostienen que el devenir cronológico, tal como lo entendemos, es pura ilusión en el vasto universo del que somos menos que un grano de arena. Otros aseguran que habrá un “tiempo sin tiempo”, en brazos de la eternidad, cuestión que supera nuestra capacidad de entendimiento.

 Mas, nuestra memoria y la experiencia que cargamos sobre su implacable fardel, nos dicen que algo transcurre y nos transforma, segundo a segundo. A riesgo de plagiar a Heráclito, podríamos colegir que jamás el mismo rostro se contempla en el mismo espejo Seguir leyendo

noviembre 11, 2013

TERTULIA LITERARIA – PATRICIA GÓMEZ, MARCO AURELIO RODRIGUEZ

Comparto con ustedes invitación a tertulia literaria a realizarse este miércoles 13 a las 19:00 horas.  Hablaremos de todo un poco y más…

 

tertulia Miercoles 13

noviembre 8, 2013

María del Águila Boge P. – La Hemoptisis.

Comentario de la autora: “Es historia y bien historia. Está recogido, de mi autobiografía infantil Historia de una niña inimportante, igual que La lectora. Autobiografía publicada ahora en forma de Estampas Literarias. La segunda parte está publicada en un artículo titulado América, América, con las peripecias ocasionadas por el incidente”

LA HEMOPTISIS

Amanecía fresquita aquella mañana de 18 de agosto en el gran dormitorio de las mayores. Me levanté para cerrar las celosías. Al volver a la cama me acometió una tos de garganta, seca y persistente. Noté sabor a sangre. Saqué el pañuelo de debajo de la almohada y escupí en él. Era sangre. Sentí un gran calor en las mejillas. Aquello no podía ser lo que yo estaba pensando. Las ensoñaciones no se hacen realidad tan fácilmente. Me habría lastimado la garganta al toser. Seguía tosiendo y recogiendo  en mi pañuelo esputos gruesos y rojos. Mis ojos iban desorbitándose y me temblaban las manos. Una extraña inquietud me afloraba a la piel, como cuando se tiene fiebre.

Salté de la cama despavorida y corrí al dormitorio de las pequeñas donde dormía Isa, una de mis amigas más fieles. Se despertó bruscamente zarandeada por mí. Se echó el vestido y me siguió al Mirador, gran salón que cogía toda un ala, con grandes ventanales de arcos encristalados desde el suelo hasta el techo. Extendí mi pañuelo ensangrentado. – Mira, mira lo que han hecho conmigo. Esto es lo que han conseguido. –  Gritaba, me retorcía las manos apretando con furia el pañuelo ensangrentado, examinándolo incrédula. Estaba representando mi teatro. Había vivido mil veces la misma escena en mi mente. Los mismos pasos, las mismas reacciones, las mismas palabras expresadas a la misma persona. Era prodigioso.

Clareaba la mañana de verano y nos encaminamos cada una a su dormitorio. En el pasillo nos esperaba nuestra amiga Mar con la cara lívida. Escondí precipitadamente el pañuelo, aunque no conseguí engañarla. – ¿Qué te ha ocurrido? – Nada, que he vomitado un poco. – Me empujó al dormitorio mientras ella cruzaba un breve diálogo con Isa. En pocos minutos aparecería la Hermana para hacernos levantar. Nos acostamos hasta que sonó la campanilla. Mar y yo saltamos de la cama y corrimos a los lavabos donde se nos reunió Isa. Charlamos acaloradamente planeando la actitud que debíamos adoptar. Mar me quitó el pañuelo para lavarlo bajo el grifo, a pesar de mis protestas de que se contagiaría, y me dio otros limpios. Ya no tenía sangre pero seguía escupiendo en ellos por temor de aquella sangre enferma.

En el Oratorio se me acercó la hermana de Mar por detrás, y me dijo al oído que si no paraba de escupir en el pañuelo y examinarlo después se darían cuenta todas las demás. ¿Cómo sabía ella? Después de la misa en la capilla de la Comunidad y el desayuno, las encontré a las tres en el Oratorio, rezando a los pies de la Inmaculada de Murillo que lo presidía. Las amenacé que si alguien más se enteraba las mataría. Y ellas me creyeron. A la hora de la siesta me eché sobre la cama con sumo cuidado. No había llegado a la almohada cuando apenas tuve tiempo de recoger un violento vómito de sangre espumosa, roja y tibia, sin tos y sin esfuerzo, cual si hubiera estado coleccionada en mi laringe tras una leve válvula. Fingiendo náuseas corrí por los pasillos hasta llegar a los lavabos con el pañuelo sobre los labios. Mar e Isa, adivinándolo me siguieron, Desorbitaron los ojos al ver tanta sangre. Mar me arrebató el pañuelo escondiéndolo ante las miradas de otra que observaba nuestras manipulaciones, lavándolo bajo el grifo. Mar vomitaba por la impresión y no por asco, decía. Yo le aseguraba que se contagiaría y moriría  tísica como yo. Volví a la siesta con un paquete de caramelos que ella me dio, moviéndome con mil precauciones, porque estaba segura de que era el movimiento lo que producía aquella sangre con tanta facilidad.

Al día siguiente, sábado, teníamos que hacer la limpieza grande en los oficios. Por entonces yo estaba encargada del gran patio, sala de labores en verano, más fresco bajo la gran vela que nos resguardaba del sol. Bordábamos en largos bastidores mientras alguna leía en alto vidas de santos y literatura religiosa.  Tenía que cargar cubos de agua y fregar suelos. Lo hacía todo con sumo cuidado y una apatía impropia en mí. Todos mis movimientos se hicieron muy reposados. Mar reía mi inmovilidad estatuaria.

Los domingos íbamos al parque. Vestíamos los uniformes de fiesta azul marino con cuellos blancos duros almidonados,  mangas largas, y medias negras de algodón en pleno agosto sevillano. Yo temía que aquel paseo pudiera resultarme fatal. Dije a la monja que no me encontraba bien echándole la culpa al estómago.  Me dispensó del paseo y me dijo que me daría un purgante  de Agua de Carabaña. Me estremecí. Pero como para una monja una niña tiene el alma de cristal, no me lo administró. Del internado habían salido algunas chicas que habían muerto en sanatorios antituberculosos, y otras que se habían curado. Ya se usaba la estreptomicina y la aureomicina. Inusualmente pedí a la monja que me permitiese ir a la cripta de la Madre Fundadora muerta en olor de santidad, que pronto iba a ser declarada Beata y Juan Pablo II santificó. Mi plan para escapar de aquel colegio estaba saliendo como lo había planeado. Yo confiaba más en mi propia fe que en su santidad.

Estaba segura de que me estaba curando. Mis amigas me guardaban postres y dulces. Había dejado de sangrar. El único síntoma de mi enfermedad era un poco de fiebre por las tardes, mojando de sudoración las axilas hasta los costados de mis uniformes de percal de diario. Cuando estudié Enfermería en la Facultad de Medicina, supe que las hemoptisis espontáneas eran señal del principio de un proceso de curación. Pero salir para internarme en un sanatorio antituberculoso, que me estigmatizaría para siempre, ni hablar, cuando  ya tenía cita para un examen oposición para un trabajo. Aunque me costase la vida.

Dos monjas me acompañaron al Instituto Nacional de Previsión. Iba vestida ridículamente monjil. Pero me sentía fuerte para desafiar incluso a aquel mundo desconocido. Las muchachas que opositaban conmigo se mostraban nerviosas e infantiles. Yo estaba segura de que alguna de aquellas plazas, sin contar con el aval que las monjas representaban, sería para mí. El Inspector nos dijo que en unos días recibiríamos el resultado y la convocatoria para el examen médico. Como a una chiquilla me condujo de la mano hasta donde me esperaban las monjas. Me extrañaba que no se avergonzase de mi aspecto. Días más tarde me llegó el nombramiento y un oficio de citación para unas prácticas preparatorias  en un Ambulatorio, antes de hacerme cargo de mi plaza.  El tono convencional de Señorita y Ud. me produjo un exaltado gozo. Era mi pasaporte para seguir viviendo. Hasta años después no me apercibí de que habían olvidado citarme para examen médico, análisis de sangre y Rayos X de pulmón. Y en eso sí que había intervenido la Santa Fundadora.

La última vez que hundí mi cabeza en aquellas almohadas palpitantes, que tantas veces habían enjugado mis lágrimas, hice un compendio filosófico de los siete años que había pasado en aquel internado, que aun hoy cuentan como una eternidad, comparados con los muchos restantes que he vivido, tan fugaces. Tuve un sueño sosegado, sublime, y al despertar por última vez al sonido de aquella campanilla, me pregunté a mí misma quién era aquel ser etéreo que nacía aquella en mí. Me despedí de mis emocionadas compañeras y traspasé el umbral del colegio. Una marcha triunfal resonaba en mis oídos dando ritmo a mis pasos. Dos monjas me acompañaron al autobús aconsejándome   para que salvase mi alma torturada con ideas de salvación, tristemente saturada de ciegos tullidos y leprosos por los amarillos y polvorientos caminos de Betania y Cafarnaúm. Sí, yo sabía que tenía que salvarme, pero a aquellas horas sabía exactamente de qué. El autobús rasgaba el espacio luminoso de aquella mañana 15 de Septiembre, escasamente a un mes de mis hemoptisis, en un viaje sideral rumbo  a mi nueva vida.

Mi gran secreto era conocido sólo por mis tres amigas. Años después me conciencié de que las monjas también lo sabían. Mi familia no. Lo confié a mi tía, que se estremeció. Yo tenía mi propia habitación y mis platos vasos y cubiertos se fregaban aparte. Mis ropas eran hervidas en el fogón. Mi tía me sobrealimentaba y entre comidas me daba vasos de leche con huevos batidos. En poco tiempo engordé hasta los 54 kilos, que luego siempre me he preocupado no sobrepasar.

Mis compañeros de trabajo, médicos y sanitarios no se apercibieron de nada. Yo me tomaba el calcio y las vitaminas que los representantes de medicinas nos regalaban como muestras. Pasado un año me consideré completamente curada, incluso creí que todo aquello no había sido más que una alucinación. Dije a mi tía que debíamos ir a un especialista particular para comprobar todo aquello.  El famoso especialista de la capital me dijo que tenía una estrechez mitral,  por lo que tendría que seguir tratamiento. No le creí. Yo ya tenía la respuesta que quería oír.

Un par de años más tarde, mi amiga la Jefe del Ambulatorio y yo íbamos a ir a veranear en un Campamento de Verano de la Sección Femenina, en Sanlúcar de Barrameda. Necesitábamos examen médico, análisis de sangre y rayos X de pulmón. Un compañero médico nos los hizo en su consulta particular. Al final nos dijo que ambas teníamos unos tórax muy similares. Mi compañera había pasado por el mismo proceso que yo, pero se había curado ortodoxamente en un sanatorio. Así es que mi tuberculosis no había sido una alucinación. La indeleble cicatriz estaba marcada en el lóbulo superior de mi pulmón izquierdo.

Años después de haber vivido en Suiza Italia y Francia, nos dedicamos a  preparar nuestra solicitud para emigrar a los Estados Unidos. Para mi marido, reclamado por su hermana ya nacionalizada, fue muy fácil. Yo entraba en la cuota de española residente en Francia, camino también muy expedito por lo infrecuente. Él fue citado para examen médico por la Embajada en Paris, y volvió con su visa en mano, incluso la Tarjeta Verde de residencia permanente. Una semana después estaba citada yo. Ya presentados todos los documentos requeridos, certificado de nacimiento, informes policiales de buena conducta en todos los países donde había vivido, todo traducido y notariado del español, alemán italiano y  francés, al inglés. Sólo quedaba el examen físico.

Volé a París. Ante la pantalla de Rayos X de la Embajada el médico americano examinador me preguntó si alguna vez me había curado de alguna enfermedad grave. – No, – respondí haciendo gala de mi verdad.

– Sin embargo en el lóbulo superior de su pulmón izquierdo hay una mancha que no sabemos lo que es. No podemos darle la visa. Hay que hacer exámenes complementarios. Un cultivo del bacilo de Koch y unas tomografías.

Totalmente descorazonada volví a volar hacia Marsella  donde mi marido, que conocía la historia me esperaba impaciente suponiendo lo peor.  Ya habíamos cancelado el contrato en el piso de Le Corbusier y yo había notificado al Director de la Oficina Nacional Española de Turismo, que agobiado por la inminencia hizo enviar una sustituta desde España. Decidimos que mi marido se marchase a San Francisco donde se alojaría con su hermana para ir preparando el camino para mi llegada. Yo me hice los exámenes complementarios exigidos, que tardarían meses que no podía mantenerme allí. Me deshice de lo poco que me quedaba y volé a Madrid. Era el precio que tenía que pagar por ocultación de la verdad. Pero de hecho yo no me había medicado de nada ni había sido nunca diagnosticada de una tuberculosis juvenil ratificada con hemoptisis. No tenía un historial clínico que presentar, por lo que el resultado hubiese sido el mismo. Mi enfermedad me la había  provocado yo mentalmente. Fue el único medio que encontré para liberarme de aquellas monjas hitlerianas.

Mi marido abordó su ansiado avión que lo llevaría a su sueño americano. Yo tuve que liquidar lo que todavía nos quedaba mientras me sometía a los exámenes complementarios, que iban a tardar, por lo que volé a Madrid, donde por entonces vivía mi hermana. Me instalé en una residencia de señoritas frente al Palacio de Oriente. En la sección de trabajos del ABC encontré una oferta de empleo como traductora de alemán técnico en la Unión Española de Explosivos de Río Tinto y Minas. Se trataba de una sola plaza y opositábamos tres. Una húngara residente en España, una hija o sobrina del compositor Frühbeck de Burgos y yo. Escéptica debido a los conocidos “enchufes” españoles, me sorprendió mucho haber sido la elegida.

Entretanto, los carísimos y molestos exámenes médicos efectuados en Francia se habían perdido. Tuve que repetirlos en Madrid con un médico que se comprometió a emitir los concernientes certificados, traducciones y notariados. Al fin, con toda la nueva documentación reunida, previa cita volé a París. La nueva Cónsul era muy amable. Me confirmó que todo estaba en regla, que en pocos días recibiría toda la documentación, certificada, incluida la Tarjeta Verde de residente permanente, en mi domicilio en Madrid. En cuanto tuve todo dispuesto volé a Londres, donde permanecí un par de días mientras preparaba mi viaje al Nuevo Mundo, sobrevolando el Polo Norte en  un jumbo jet de las líneas aéreas KLM, hasta el aeropuerto de Los Ángeles, donde llegué a media noche y me esperaba mi marido. Con esto se cerró la larguísima Odisea de la insólita curación espontánea de mi tuberculosis juvenil.

agosto 25, 2013

El peligro de una sola historia

El titulo de esta pequeña conferencia me pareció por lo menos,  tan llamativo, tan real, tan importante.

Es aplicable a todo, al conocimiento de la verdad, ¿cuál verdad?, el de la historia de un país, de una guerra, de un líder. Siempre hay una sola historia que prima sobre las otras, por ello, comparto este interesante vídeo que a todos los que escribimos se nos hará grato y educativo escuchar. (Además de lo ameno).

Que los disfruten.

El peligro de una sola historia

 

 

agosto 22, 2013

La Rosa de Paracelso, J.L. Borges

La rosa de Paracelso –  J.L. Borges

En su taller, que abarcaba las dos habitaciones del sótano. Paracelso pidió a su Dios, a su indeterminado Dios, a cualquier Dios, que le enviara un discípulo. Atardecía, El escaso fuego de la chimenea arrojaba sombras irregulares, Levantarse para encender la lámpara de hierro era demasiado trabajo, Paracelso, distraído por la fatiga, olvidó su plegaria. La noche había borrado los polvorientos alambiques y el atanor cuando golpearon la puerta, El hombre, soñoliento, se levantó, ascendió la breve escalera de caracol y abrió una de las hojas. Entró un desconocido. También estaba muy cansado. Paracelso le indicó un banco; el otro se sentó y esperó. Durante un tiempo no cambiaron una palabra.
El maestro fue el primero que habló.
-Recuerdo caras del Occidente y caras del Oriente -dijo no sin cierta pompa-, No recuerdo la tuya, ¿Quién eres y qué deseas de mí? Seguir leyendo

julio 19, 2013

William Blake, Ocho ensayos sobre W.B., Kathleen Raine

“Lo Divino Humano”, según William Blake
Reflexión sobre el penasmiento y el arte de W. Blake extraída del libro “Ocho ensayos sobre William Blake” de Kathleen Raine (Atalanta, 2013). Fragmento del apartado del libro: “Blake, Swedenborg y lo Divino humano”, sin aparato crítico.
Blake

El poeta y grabador William Blake es considerado una de las mentes poéticas más imaginativas y profundas de la cultura europea; sin embargo, son muy pocos los que han comprendido el significado de su obra. Los ocho ensayos de este libro, culminación de más de cuarenta años de investigaciones de Seguir leyendo

junio 25, 2013

Las innobles doncellas de otros reinos – Marco Aurelio Rodriguez

LAS INNOBLES DONCELLAS DE OTROS REINOS

Las doncellas Cierto que los países orientales tienen su propia dinámica. Por eso no entendemos el evidente (para nosotros) avasallamiento de algunas prácticas, como, por ejemplo, la de indignidad en materia genérica. Sabemos que la geisha, en Japón, rinde su voluntad al varón, lo que muchas veces es malentendido por nosotros. El Pabellón de las Bellas Durmientes, de Yasunari Kawabata, no podría haber nacido en otra parte más que dentro de esta cultura. Hay, en “este reino donde coinciden la muerte y el erotismo” (según consideraciones de Yukio Mishima a la obra de su protector), un servicio de unas bellas doncellas narcotizadas que acompañan, con su desnudez (pero no con su cuerpo), el sueño vano de hombres de edad fracasada.

 En la India —leí en alguna parte— unas jóvenes muchachas acompañan la siesta de algún hombre ejemplar, solamente le regalan el calor de sus cuerpos intactos; Gandhi alguna vez recibió esta asistencia.

 Michel Onfray —sensualista, materialista, hedonista—, recuerda la erótica de los trovadores y la práctica del amor cortés, y nos reconviene a propósito de la calidad de sujeto (y no de objeto) del cuerpo femenino. Las pruebas de los assays o asag comprometían el autocontrol frente al deseo: “el hombre debía tener tal dominio de sí que tenía que poder observar cómo su dama se desvestía y se acostaba desnuda junto a su cuerpo y no tocarla más que con Seguir leyendo

junio 22, 2013

Socorro Carranco

Comparto un delicioso poema de la escritora mexicana, Socorro Carranco.

Son esos poemas que escapan a la estructura rígida pero aparentemente abierta qeu se está dando en la poesía contemporanea. Donde todos visten de azul o gris las delgadas lineas de la palabra.

Después de las doce del día

 

Alguien me mira sentada en el parque a las doce del día

como si yo fuera una más y estuviera después del sol Seguir leyendo

junio 14, 2013

Vilanos, Edmundo Moure

VILANOS

-Abuelo, ¿qué son para ti los vilanos, esas pelusillas como copos que vuelan por el aire?

-Sueños perdidos que alguien aventó al despertar.

-Y entonces, ¿quién los soñó?

-No lo sabemos con certeza. Yo creo que ha sido el Señor del Trigo.

-¿Y ése quién es?

-La divinidad que cuida de las siembras y de las cosechas. Para que recibamos cada día el pantrigo.

 -La abuela gallega decía –según tú me contaste- que los vilanos son anuncios de cartas, y que en tiempos de la guerra de España la correspondencia se hundía Seguir leyendo

mayo 31, 2013

Cuentos del fútbol

LOS TRES PALOS / REINALDO MARCHAT

Si te gustó este cuento, regálale dos minutos al autor y vota por su cuento.

vota por este cuento

Siempre esos partidos eran aburridos, como el clima de las tres de la tarde, viscoso, la atmósfera pegadiza y esa canícula brutal que ardía en la mollera. Alrededor serpenteaba una lentitud de espanto. Apenas unos atrevidos caminaban un trecho con una botellita de líquido adherida a la comisura. A esa hora jugaba el equipo de la Tercera División, dando inicio a la larga jornada de la tarde. Y había que sacrificarse frente al calor montaraz. En eso consiste la pasión, el fútbol vital. Llegaba buena cantidad de público que desafiaba a esa pesada gelatina sin ventilación y se perdía la siesta del domingo; había motivo para ir a la cancha. Jugaba El Pájaro, un arquero sensacional, ágil, un poco loco, de físico esmirriado, huesudo, con una chasca desmedida, caótica, que le raspaba los hombros y le daba un aire de Sansón en decadencia; con fama de imbatible, de acróbata de los tres palos, atajaba como quería, con una mano, levantando una Seguir leyendo

mayo 14, 2013

Anécdotas curiosas de grandes escritores.

 

Para reír y meditar…

Cela y el Premio Nobel
Nada más conocerse que le habían concedido el premio Nobel de literatura, un periodista le preguntó a Camilo José Cela:
-¿Le ha sorprendido ganar el premio Nobel de Literatura?
-Muchísimo, sobre todo porque me esperaba el de Física.

La necesidad de conocer a tu ídolo

El polifacético escritor, periodista y activista político de origen húngaro, Arthur Koestler no entendía la necesidad de algunas personas de conocer personalmente a sus ídolos.
Cierto día, tras ser saludado fervientemente por un admirador, Koestler comentó: Seguir leyendo

mayo 3, 2013

Jose Luis Borges y más

Nunca deja de sorprendernos y enseñarnos.

abril 19, 2013

DE MOECTEZUMA A LOS ANDES

De moctezuma a los andes es una antología que nace de Puerta Abierta Chile México, una instancia para romper fronteras a través de la palabra. Nació, vive en los corazones de quienes aportaron sus cuentos, en aquellos que disfrutan de la lectura de cuentos escritos por excelentes escritores chilenos y mexicanos. Una aventura que enraiza el sentimiento con las palabras en una tierra que debe ser mejor.

Comparto presentación de dicha antología en San Cristobal de las Casas, una maravillosa y pequeña ciudad de mi querido Chiapas, Mexico, expuesta por la escritora Clara del Carmen Guillen mientras junto a  Reyna Hernandez quien es una de las principales trabajadoras de esta iniciativa desde Huadalajara, la ciudad de la cultura.

DE MOCTEZUMA A LOS ANDES, ONCE MIRADAS HACIA EL OTRO PAÍS.

 Clara del Carmen Guillén

 De Moctezuma a los Andes, un recorrido de veintidós textos escritos por chilenos y mexicanos

que reflejan  no solamente  la habilidad narrativa de cada escritor, sino la percepción del otro,  del que cuenta la historia o vive la situación como personaje envuelto por completo en el contexto desde el cual el autor o autora mira al otro país. Varios escritores chilenos guían sus Seguir leyendo

enero 3, 2013

Instituto Nacional

 Comparto con ustedes el discurso de un alumno que termina su enseñanza media de un emblematico colegio en Chile.  Digno de ser compartido. Tal vez no todos compartan su contenido, pero sí es notable que un joven tomé consciencia de una realidad de la que muchos esconden la cabeza e idolatran una institución.

 Discurso de Graduación 2012 de 4os Medios del Instituto Nacional

 Don Jorge Toro Beretta  , Rector del Instituto Nacional 

Don Raúl Blin Necochea,  , ViceRector del Instituto Nacional 

Doña Carolina Toha Morales,  , Alcaldesa de la comuna de Santiago

Padres, apoderados, amigos y compañeros

  Autoridades Varias y Vagas, Tengan todos ustedes, muy buenos días.

 Antes de comenzar a leer estas líneas, con motivo de la Licenciatura de los Cuartos medios 2012, mi generación, me gustaría pedir perdón. Perdón a quienes después de revisar un discurso que yo envíe semanas atrás, me autorizaron y dieron la oportunidad de leerlo aquí frente a ustedes.

Disculpas porque las páginas que hoy leeré, son distintas a las de ese borrador. De otra forma no me hubieran dejado hacer este discurso. Disculpas y espero puedan entenderme.

Cuando me embarqué en la tarea de hacer un discurso con motivo de la Licenciatura, me encontraba con más dudas que certezas. ¿Qué digo? ¿Cómo, en cinco minutos, resumir mi paso por este colegio?¿Cómo, en un discurso, intentar plasmar siquiera en su uno por ciento, la gama de sentimientos que poseo hacía El Nacional? ¿Cómo redactar algo, lo suficientemente digno para tan importante día? En primera instancia, intenté hacer algo similar a los discursos que he escuchado, como presidente de curso, cada diez de agosto, en las ceremonias de aniversario del colegio. Hacer un breve repaso de la historia del colegio. Mi idea era empezar diciendo que el Instituto Nacional fue fundado como una obra del gobierno de José Miguel Carrera en 1813, tras la fusión de las casas de estudio del periodo colonial. Luego, tras la ofensiva de la Corona española por recuperar sus posesiones en América, e identificando al Instituto Nacional como un símbolo de la soberanía y la lucha por la emancipación, deciden clausurarlo. Bernardo O’higgins, cinco años después, con la Independencia ya asegurada, lo

reabre para seguir funcionando, sin interrupción, hasta nuestros días. También pensé recordar que han sido Institutanos, 18 presidentes de la República de Chile. Entre los que destacan nombre como Pedro Aguirre Cerda, José Manuel Balmaceda y, el poco mencionado en los discursos, Seguir leyendo

noviembre 28, 2012

La Lectora, María Águila Boge

LA LECTORA

Al volver del paseo al parque con papá los domingos, nos sentábamos a merendar refrescos y pastelillos en la confitería La Gloria, frente al Casino. Allí, sentada en sus rodillas, le leía el periódico al industrial Matías Casado. Como él no tenía hijos, siempre quiso prohijarme, lo que papá no consintió. Al morir él mis tías no accedieron tampoco, respetando su voluntad, y me enviaron a un internado benéfico. Ser millonaria  me hubiera desviado de mi camino, del que no reniego en absoluto. Sólo una vez ante los escaparates del Tiffany en New York, me acometió un fuerte deseo de haber podido adquirir una joya allí, a manera de experiencia vital.
Lo mismo ocurriría con mi hermana pequeña, que se había criado frente a casa, en la farmacia de D. Manuel, al cuidado de su esposa  doña Isabel, que Seguir leyendo
octubre 8, 2012

Te veré en sueños

TE  VERÉ EN SUEÑOS Y EL PORTAL DEL SOL por Michelangelo Barnez

Cuando estoy en Laguna, cuando mi visión se pierde en los pinos por un lado o en un mar, a veces calmo y embravecido, otras, el silencio abre las puertas a mi alma y ahí, todo cambia, todo es  sereno, quieto y manso. Sin distracciones, ni  ilusiones en las cuales sumergirte. Qué tiene que ver esto con “Te veré en sueños y El Portal del Sol”, todo.

Había comenzado a leer la primera novela (Te veré en sueños) en Santiago, pero el cansancio que cargaba por los días de tanto movimiento, las interrupciones, el yoga, los deberes de una casa, los seres que te rodean y sus demandas, o las tuyas por ellos, no me habían permitido tomar el verdadero sentido de estas dos maravillosas novelas. Había caminado por las primeras hojas en forma mecánica, pero un fin de semana de los tantos en que decido aislarme del mundo las traje conmigo, y ahí todo cambió. Mis ojos se devoraban las palabras, mis sentidos se complacían por encontrar un libro que tal vez no es una obra literaria como muchos excelentes libros, pero sí es uno de esos que debes leer, sobre todo si tu camino va un paso más adelante que la cotidianidad de gastar la vida sobreviviendo en una “matrix” o mundo que te traga haciéndote perder el atributo de la verdadera libertad.

Te veré en sueños transcurre rápida, amena, interesante, es de esas novelas que te lees  sin esfuerzo y no quieres que termine. A medida que avanzan en la historia los personajes se te hacen queribles y anhelas vivir de alguna manera su superioridad. Donde aprendes, sueñas, y te dejas llevar de la mano del autor de una forma casi amistosa, donde vas recogiendo los mensajes o la información que éste te entrega agazapada en una narrativa amena, con asombro y gratitud. ¿De qué se trata?, creo que tendrán que leerla, de otra forma se Seguir leyendo

agosto 6, 2012

Irene Villalobos – Poetisa Mexicana

AUSENTE IDOLATRÍA

Miraré tu sombra como una ráfaga

al desaliento,

¡Solo un minuto!

 

Tu ausencia duele, duele irremediablemente

como el pecado que hunde al recordar.

Anhelo hallarte en la oscuridad

para romper las áridas huellas del silencio.

 

Pero te envuelves insólito,

en la órbita hojarasca que sopla el viento,

como los días de otoño.

 

Déjame hallarte si es que existes,

¡Solo por hoy! Antes que desfallezca

ésta tibia soledad.

 

Me pregunto quién nombra a un hombre poeta?, alguna institución, otro poeta, un puñado de viejos poetas que llevan bajo el brazo veinte libros que nadie lee, o muchos leen porque compran las estanterías de buenos mercados?. Quién sabe, poco importa, a estas alturas he llegado a tantas conclusiones que llenan mi estante de importantes cambios, conclusiones de peso, al menos para mí. Poeta  lo nombra la palabra que razga una lágrima o besa una mejilla de una tez muerta haciéndola resucitar. Me gusta esta poeta que creo llegará a ser una gran poeta Mexicana.

julio 27, 2012

Tantas cosas que no preciso…

de Carlos Alberto Libânio Christo, más conocido como Fray
Betto
.

Una reflexión de exquisita profundidad y elocuencia.

Al viajar por el Oriente, mantuve contacto con los monjes del Tibet, Mongolia, Japón y China.

Eran hombres serenos, solícitos, reflexivos y en paz con sus mantos de color azafrán. El otro día, observaba el movimiento del aeropuerto de San Pablo: la sala de espera llena de ejecutivos con teléfonos celulares, preocupados, ansiosos, generalmente comiendo más de lo que debían. Seguramente, ya habían desayunado en sus casas, pero como la compañía aérea ofrecía otro café,

todos comían vorazmente. Aquello me hizo reflexionar: “¿Cuál de los dos modelos produce felicidad?”

Me encontré con Daniela, de 10 años, en el ascensor, a las 9 de la mañana, y le pregunté: “¿No fuiste a la escuela?” Ella respondió: “No, voy por la tarde.”

Comenté: “Qué bien, entonces por la mañana puedes jugar, dormir hasta más tarde.”

“No”, respondió ella, “tengo tantas cosas por la mañana…” “¿Qué cosas?”, le pregunté. Seguir leyendo

mayo 31, 2012

El valioso tiempo

 EL VALIOSO TIEMPO.

 Mensaje de Mario de Andrade (Poeta, novelista, ensayista y musicólogo  brasileño)

Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora….    Me siento como aquel chico que ganó un  paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado,  pero, cuando percibió que quedaban pocas,  comenzó a saborearlas profundamente.   Ya no tengo tiempo para reuniones  interminables,  donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos,  sabiendo que no se va a lograr nada..   Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que, a pesar de su edad cronológica,  no han crecido.   Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.   No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.   No tolero a maniobreros y ventajeros.   Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de  sus lugares, talentos y logros.   Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo.    Las personas no discuten contenidos,  apenas los títulos.   Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.   Quiero la esencia,       mi alma tiene prisa….   Sin muchas golosinas en el paquete…   Quiero vivir al lado  de gente  humana, muy humana.  Que sepa reír, de sus errores.   Que no se envanezca, con sus triunfos. Que no se considere electa,  antes de hora. Que no huya, de sus  responsabilidades. Que defienda, la dignidad humana.   Y que desee tan sólo andar del lado  de la verdad y la honradez.   Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena. Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas….   Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.   Sí…. tengo prisa… por vivir con la intensidad, que sólo la madurez   puede dar.   Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas que me quedan… Estoy seguro que serán más exquisitas,   que las que hasta ahora he comido.   Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.   Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera llegarás..”

marzo 8, 2012

Mujeres – Mireya Díaz

Día internacional de la mujer

Reflexiones.

“El 8 de Marzo conmemoramos la lucha de las mujeres por el pleno ejercicio de nuestros derechos.

Algunos hechos:

–8 de marzo de 1857, cientos de mujeres de una fábrica de textiles de Nueva York organizaron una marcha en contra de los bajos salarios y las condiciones inhumanas de trabajo. Desde aquel histórico 8 de marzo, la fecha ha sido un termómetro de la lucha de las mujeres por el ejercicio pleno de sus derechos Seguir leyendo

febrero 20, 2012

Entre el cielo y la tierra

Entre el cielo y la tierra

Me miro al espejo como si fuera yo una tumba, me miro con respeto, con recelo, como si fuera ella muerta y yo viva, la que mira viva.

Miro la larga vida que se arranca de esa vida, la que fue por tantas veces, la que será por mil más. Me miro y te miro, un sueño de silencios. Abarcas mi totalidad, la inocencia, el tropel de  pensamientos profundos que nadan por mis océanos, mis cuevas de montaña insospechada. Todo.

En cada recoveco donde entierro mis sueños, esos que no fueron vividos, no por alma, ni por cuerpo alguno más que por el mío, infinito y procaz.

diciembre 5, 2011

Durmiendo en la nada, Ernesto Moreno Radyk

Durmiendo en la nada / Ernesto moreno radyk

Hoy he vuelto de mi viaje a la nada
Cargado de pesares nuevos
ahuyentado por la parca impune 
inmóvil de pereza
mojado por lluvias tortuosas y frías
mi alma de sustos locos no descansa
 que misteriosa y vanidosa es la tristeza 
desvarío y el café se enfría  y mi yo quema
 como religiosa rutina, es mi aliada,
como perro fiel a su dueño.
Hoy he vuelto de viaje hacia la nada
aun no sé cuando he partido
aun no sé porque la nada

noviembre 24, 2011

FIL 2011

El día sábado 26 a las 16:00 horas en el salón Alfredo R. Plascencia, serán presentados dos de mis libros, “EL LIBRO”, y “”A VECES”…, será un momento de sensaciones encontradas, reencontrarme con mis hermanos mexicanos y abrir la puerta dónde tienes guardado las historias que te mantuvieron con vida por tanto tiempo.

 

 

Etiquetas:
noviembre 19, 2011

Testamento

Cuando era una joven de pelo largo, con alguna que otra trenzas improvisada amarrada de flores silvestres para que me hiciera pensar que era parte de la tierra, con  vestidos de colores vivos que se arrastraban por el suelo (para clavar mis pies y los sentidos al sinsabor). Con aros de plumas y defensora de mis propias ideas, nunca de otros.

Cuando izaba banderas de territorios que consideraba defendieran y protegieran a los que no tenían puerto. Cuando pasaba horas tirada en la tierra mirando las estrellas imaginando cuantos universos había tras cada una de esas puertas milagrosas. Cuando luchaba en silencio, pero sin desfallecer (para que nunca se me acabara la fuerza), por los que tenían menos que yo, cuando creía que haría camino, cuando  desandaba el tiempo alrededor de una fogata en alguna de las playas de este largo país, mi país, mi Chile, que es todos los países del mundo, los países que visten este maravilloso planeta,  este único y milagroso planeta, abrazaba mi guitarra y cantaba con el alma esta canción, ahora…, en este bendito tiempo no sé porque toma tanto sentido para mí y pienso… ¿a qué le debo una palabra?. (Son tantas y tantos…, por Dios, tanto)

Es por eso, que lo que me reste de vida, de tiempo,  he de seguir manchando mis dedos con la tinta que tiñe mis dedos. He de escribir, gritar con la letra que duerme por los que no pueden hacerlo, por los que no tienen voz, por lo que deben escuchar nuevas verdades sin importar que las palabras hagan yaga en las tripas o abran  nuevos caminos en los surcos de mis ojos, o en las viseras de los que las oigan, ¿qué importa si con eso logramos que un pan entre a una boca, o una idea salga de una cabeza inteligente?

Hoy a pesar de todo lo malo y la gran cantidad de lo bueno, comprendí que la felicidad se mide en los momentos en que estamos conscientes que existimos y de lo mucho o poco que podemos hacer por el que no tiene nada y posee tanto.

noviembre 15, 2011

Entre el cielo y la tierra, Patricia Gómez

Entre el cielo y la tierra

Como una mariposa gris me voy descamando,
tenues y transparentes pieles caen en dolorosa letanía
hasta ser parte de la tierra misma.
Miro y me miran como me voy transformando,
con un doloroso olor dulzón y una ausencia ácida.

En un suspiro del tiempo, dejo de sentir y me vuelvo nada,
una nada que comprende una claridad que ciega y ensordece.
Y sin embargo cada día estoy más ciega, más ciega de mundo.

octubre 9, 2011

NOBEL DE LA PAZ 2011

TRES MUJERES COMPARTEN, PARA MI GUSTO, UNO DE LOS MÁS IMPORTANTES PREMIOS, ESTA VEZ, Ellen Johnson-Sirleaf, Leymah Gbowee y Tawakkul Karman.-

Copenhague. (Efe).- El Comité Nobel noruego anunció hoy que hay 241 candidatos al premio Nobel de la Paz 2011, una cifra récord en la historia del centenario premio. Del total de nominados, 188 corresponden a personas individuales y 53 a colectivos u organizaciones.

– Finalmente, el galardón se lo repartieron a partes iguales tres mujeres. Por una parte el galardón recayó en la presidenta de Liberia Ellen Johnson-Sirleaf y por otra a las activistas en favor de las revueltas por la democracia en los países árabes Leymah Gbowee y Tawakkul Karman.-

El anterior récord fue el año pasado, cuando hubo 237 aspirantes a recibir este premio, que se suele fallar a principios de octubre. El testamento de Nobel establece que pueden designar candidatos al galardón de la Paz catedráticos de Universidad en Derecho o Ciencias Políticas, parlamentarios o antiguos laureados de todo el mundo. Sólo si los nominadores lo hacen público se puede conocer quiénes son los candidatos, ya que el Comité Nobel no confirma nombres.

Entre los aspirantes al galardón de la Paz de este año, el único que se otorga y entrega fuera de Suecia, figuran la organización Seguir leyendo

octubre 4, 2011

El Libro, Patricia Gómez.

El libro, novela de Patricia Gómez

Por Miguel de Loyola

La escritora Patricia Gómez captura al lector narrando una entretenida historia de amor basada en la inmortalidad del alma y en los grandes ideales del espíritu. Hay mucho ingenio creativo en estas páginas para recrear los acontecimientos que envuelven y conectan la vida de los personajes con distintas épocas. Una mujer del siglo XIX, en quien reconocemos a la heroína del relato, tras el hallazgo y lectura de El libro, viajará a través del tiempo hasta encontrar el correlato de su propia historia de amor, vivida en un pasado remoto, en otras circunstancias, bajo otros nombres ypersonajes, por allá por el siglo XVI, donde todavía en algunos reinados de la Centroeuropa, predomina el imperio de la barbarie.

La novela toma la forma del viaje, de aquel clásico viaje mítico, donde el protagonista terminará depurando su vida y su espíritu. En tal sentido, recorre aquellos tópicos clásicos tan bien formulados por  el norteamericano Joseph Campbell en su estudio El poder del mito.  Las etapas que componen el viaje del héroe, en nuestro caso, el viaje de la heroína Helena del Canto, Campbell las define en doce pasos que me permito detallar a continuación, en virtud que en la novela de Patricia Gómez aparecen claramente determinados: El mundo ordinario; La llamada de la aventura; El encuentro con el mentor; La travesía del primer umbral; Las pruebas, los aliados, los enemigos; La aproximación a la caverna más profunda; La odisea (el calvario); La recompensa;  El camino de regreso; la resurrección; y finalmente,  El retorno con elixir. Podríamos ir al detalle, ubicando cada uno de estos pasos con los hechos concretos proyectados en la novela, pero sería preferible dejar la tarea de precisarlos al lector. Pero, por ejemplo, veamos algunos, los primeros, de donde surge el verdadero interés de la historia, nominado como el mundo ordinario. En El libro, Helena aparece inmersa en un mundo rutinario que no le agrada, añorando siempre un mundo mejor, soñando el encuentro del amado, a pesar de sentirse amada y deseada por los hombres, y concretamente por Ricardo, viejo amigo de su extinto padre. Desde allí, desde esa plataforma demarcada por una cotidianidad Seguir leyendo

octubre 4, 2011

Los Cafés de la Luna, Miguel F. Martín

Síntesis del libro En los Cafés de la Luna (EAN 9788415228295)

Autor Miguel F. Martín

 Amar, aunque sea quizás gravemente. Vivir, sino más como un náufrago en olas de la indiferencia. Sentir, como la natural presencia se refugia en la esencia de la tierra. Deambular, a través del laberinto interior que oculta nuestra existencia. Diluirse, siendo pasto fortuito de un Ser de piedra. Encontrar la estancia por la que transita el olvido, llenar la razón con los pasajes de lo advertido, reconocer lo breve de lo inabarcable, intuir lo singular y volver la mirada hacia los mudos lamentos.

Cinco imágenes, cinco sendas por las que Miguel F. Martín decide recorrer el verso de la poesía. Estadios, todos ellos, de la particular visión que une la experiencia singular de un tiempo a la palabra vivida.

Según las palabras de su autor “En los Cafés de la Luna se recogen poemas escritos con el tiempo, con la pausa necesaria para existir, para intuir y reflexionar sobre aspectos de la vida (Vidas de Náufrago), sobre el amor y el desamor (Amar Gravemente), sobre la ciudad y sus gentes (El ser de Piedra), sobre uno mismo (Laberinto Interior) o sobre la tierra y su Seguir leyendo

octubre 1, 2011

NO SÉ SI ES MÁS

PATRICIA GÓMEZ

No sé si es más
el rumor de la noche
que se enjuga el llanto
en el halito divino del amado,
o el gorjeo del ave
cuando muere su canto
al quebrarse la mañana.

No sé si es más,
el ronco crepitar del mar,
que al estrellarse violento con las rocas,
se yergue con su garra embravecida
y repta hambrienta por la oscura noche,
hasta alcanzar la boca de la luna,
y en singular abrazo se une a ella enamorado.

No, ¡no sé!
Tal vez es Dios hablándome en susurros,
pero siento una fuerza ajena a este mundo,
que me impele a crear la morada de mi cuerpo
en el cuenco divino de una mano.

¿O es tal vez, el sonido de mi tacto
cuando rasga en premura la agonía
de saberse brotando en ríos milenarios?

septiembre 26, 2011

ANATEMAS, RENE SILVA CATALAN

ANATEMAS, Rene Silva Catalan por Patricia Gomez

Me sorprende encontrar ciertas frases o palabras cuando tomo un poemario, o libro. Según sea su naturaleza, abren mi apetito, las fauces de dragón hambriento que llevo guardadas en alguna parte de mi sagacidad, de esa hambre vampirezca por lo transcendental. Algo así sucedió con este poemario, al menos gran parte de él, es difícil que una obra se adueñe de ti en todo su contexto, no es fácil que los versos se arrastren todos, enteros y únicos por toda tu gran extensión, pero en Anatemas hay mucho por donde navegar y dejarse llevar. La primera palabra que me envuelve es INGEA NATURA, me hizo recordar a mi viejo maestro (“¿Qué significa INRI maestro?, significa que te consumas en ti misma para que vuelvas a renacer, IGNE NATURA RENOVATUR INTEGRA”). Obviamente después de eso, necesité seguir.

INFINITA

Que no se encuentre en tu pueblo a nadie
que pregunte a los muertos
Deuteronomio, 18,11.
Me protejo de la soledad de algún instante Seguir leyendo

septiembre 20, 2011

Stella Díaz Varín

Stella Díaz Varín (La Serena, 1926 – Santiago, 2006). Una de las poetas chilenas más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Aún adolescente, viaja a Santiago a emprender estudios de medicina. Allí los diarios El Siglo y El Extra acogieron sus primeras colaboraciones y luego La Opinión en cuya página de redacción escribía su columna sobre lo vivido- visto o lo vivido-imaginado.
Fue parte de la generación del 50, convirtiéndose en una leyenda de la bohemia y las letras nacionales. Tras el golpe militar de 1973, sufrió la represión y marginalidad. Publicó los libros: Razón de mi ser, 1949; Sinfonía del hombre fósil, 1953; Tiempo, medida imaginaria, 1959; Los dones
previsibles
, 1992; La Arenera, 1993; y De cuerpo presente, 1999. Obtuvo el premio “Pedro de Oña” y también el Premio del Consejo Nacional
del Libro, 1993. Fue antologada en Chile y en el extranjero.

VEN DE LA LUZ, HIJO

Que te ciegue la luz, hijo.
Ven de la luz;
Desde donde la pupila sueña
y vuelve atormentada,
como un escombro vivo, Seguir leyendo

septiembre 18, 2011

Canto Cósmico, Ernesto Cardenal

ERNESTO CARDENAL
( EXTRACTO DE CANTO COSMICO ( para incitar su lectura)
En el principio no había nada
ni espacio
ni tiempo.
El universo entero concentrado
en el espacio del núcleo de un átomo,
y antes aun menos, mucho menor que un protón,
y aun menos todavía, un infinitamente denso punto matemático.
Y fue el Big Bang.
La Gran Explosión.
El universo sometido a relaciones de incertidumbre,
su radio de curvatura indeterminado,
su geometría imprecisa Seguir leyendo
septiembre 16, 2011

Primer Sueño, Sor Juana Inés de la Cruz

Sor Juana Inés de la Cruz

(Juana de Asbaje y Ramírez; ¿1648?-1695)

          Primero sueño

  Piramidal, funesta, de la tierra
nacida sombra, al Cielo encaminaba
de vanos obeliscos punta altiva,
escalar pretendiendo las Estrellas;
si bien sus luces bellas                       5
--exentas siempre, siempre rutilantes--
la tenebrosa guerra
que con negros vapores le intimaba
la pavorosa sombra fugitiva

Seguir leyendo

septiembre 12, 2011

Reflexiones

La palabra se hace impalpable cuando no se pinta de tinta, es simplemente una idea que desaparece en la mente mientras es llevada por el tiempo, un  tiempo que no existe más que por un movimiento sútil de los actos.

El camino se abrió una vez más, he comenzado a transitarlo con una madurez que me resulta casi extraña, tal vez porque se nos van cayendo las pieles a medida que avanzamos en edad, sin importar qué edad sea la que atraviesas, las pieles se hacen  pesadas, aquellas que mosrtamos al mundo para esconder el alma, dejando sólo los ojos para que toquen la inmensidad.

septiembre 11, 2011

Reflexiones de un despertar

Si eres un lector chileno o mexicano, o tal vez de otra latitud, y piensas que hay algo que hacer o decir, creo que es el momento de actuar.

Se nos dio la palabra, como un don, lo que pasa es que nos acostumbramos a ciertos atributos y olvidamos que son más que eso, son dones, podemos ver y no tomamos consciencia de la maravilla que eso implica hasta que quedamos ciegos, y sólo ahí comprendemos de la grandeza de la que éramos dueños, de aquello que poseíamos y se nos fue sin valorar con el debido respeto, gratitud y engrandecimiento. Como decía, gozamos del don de la palabra, pues bien, escritores o amantes de la palabra, ocupémosla y para ello, debemos construir con ella más que frases, ensayos y doctos documentos, debemos construir una realidad que sirva para Seguir leyendo

agosto 24, 2011

Patricia Gomez, Lanzamiento El Libro

LANZAMIENTO DE “EL LIBRO” DE PATRICIA GOMEZ

LUNES 29 DE AGOSTO, 19:30 HORAS.

 INSTITUTO LOS DOMINICOS, COSTADO IGLESIA LOS DOMINICOS.

METRO LOS DOMINICOS / ESTACIONAMIENTO

julio 12, 2011

Desvaríos de Chiapas

Hace exactamente una semana que llegué de México, desanduve  las calles de mi querida Tuxla, respiré su aire somnoliento y sus aromas intensos, acaricié los colores de sus cerros verdes y vivos, la tez canela de su pueblo cariñoso, mío, más mío de lo que ellos perciben. Caminé por los tejados del cielo, me engolosiné con el cariño de los seres que quiero, me vestí con la mirada de hombres añosos llenos de sabiduría, me desvestí con  las noches silenciosas y rasgadas de historia y ahora…, vuelvo  a esta tierra larga, estrecha y mía, también mía, a parir hijos milenarios, a parir sin descanso para seguir poblando el universo que inmutable me mira.

junio 15, 2011

Entre el cielo y la tierra

del Libro

 “Entre el cielo y la tierra”

Patricia Gómez

Hoy,  se ha caído la palabra en la pupila del infinito.
Dejo de existir para ser en la plegaria del tiempo,
en el abismo de la nada,
esa que corre por la quieta mansedumbre de un todo
que aprieta lo más hondo del alma.
Hoy, desaparezco del asombro de mil ojos,
de la lengua mustia, del tacto impoluto de las
notas del piano que me arrastran por el firmamento.
Hoy renazco en un nuevo festejo de la palabra.

mayo 31, 2011

Ruben Vedovaldi

Siento que sólo la sombra me alumbra (Del libro de Miguel Hernandez)

Autor: Ruben Vedovaldi.

En este día me pregunto el mundo
toda la sangre  la carne del miedo,
todo es dolor conmigo bajo el cielo;
el hombre se me rompe de preguntas
y agoniza mi alma sin sosiego

En esta hora me duele el silencio
tanta nocturna nota  tan profundo
caer sin fondo el hombre en desconsuelo;
hoy el amor se me quema en las manos Seguir leyendo

mayo 26, 2011

Chile – México uniéndo la palabra

México y Chile están unidos desde hace mucho tiempo en el ámbito cultural. Basta decir y como ya es conocido, que México ha acogido a tantos de nuestros escritores, partiendo por Gabriela Mistral, premio nobel de nuestro país.
Hace un par de años tomé unos talleres con, para mi gusto, uno de los buenos cuentistas  y novelistas con que cuenta nuestro país, Poli Délano, un ejemplo más, vivió gran  parte de su vida en nuestro querido México. María Eugenia Echeverría, excelente poeta.  Roberto Bolaño, maestro de la novela. Podría seguir enumerando a muchos escritores  que consideran a México como su segunda patria.
Hoy, cada vez se abren con más fuerzas los lazos entre nuestros países, y ahora, con mayor énfasis  con el estado de Chiapas. Ahí se encuentra un grupo de poetas, promotoras culturales que dedican gran parte de su tiempo a incansables tareas que tienen como  único objetivo mostrar el trabajo de escritores mexicanos y a promover el trabajo de escritores chilenos, entre ellos, Socorro Carranco, destacada poeta Chiapaneca, Maria Eugenia Díaz de la Cruz, Socorro Trejo y tantas otras. Esta tarea es apoyada también por profesionales amantes de las letras y como no, dotados de la escurridiza musa que inspira sus almas como es el caso del Dr. Hernan León V., premiado en varios concursos literarios.
Ojala esta iniciativa siga creciendo cada día, con más fuerza, con más ímpetu. Que nada detenga la palabra, que se rompa el silencio, que se aúnen los hermanos. ¿Cómo lograrlo?, queriendo…, queriendo con ganas para que las fronteras no tengan límites, para que la palabra no tenga acento.

mayo 18, 2011

Rosa Alcayaga Toro – Juarez

EN ESE PUEBLO MALDITO
(oratorio por las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez)
Ardo en estrellas de fuego
y embrutezco de ira
ante desdichado calvario que sangran las mil Marías en Ciudad Juárez
palpitan las vísceras golpeando caras mudas
repican campanas en el silencio repetido de la muerte oscura
el muertero vende suerte en medallitas… acecha
nadie responde nadie escucha
ni una sola caléndula nace ni un solo cactus Seguir leyendo

abril 30, 2011

El hombre en la cueva, H.P. Lovecraft

 

La horrible conclusión que se había ido abriendo camino en mi espíritu de manera gradual era ahora una terrible certeza. Estaba perdido por completo, perdido sin esperanza en el amplio y laberíntico recinto de la caverna de Mamut. Dirigiese a donde dirigiese mi esforzada vista, no podía encontrar ningún objeto que me sirviese de punto de referencia para alcanzar el camino de salida. No podía mi razón albergar la más ligera esperanza de volver jamás a contemplar la bendita luz del día, ni de pasear por los valles y las Seguir leyendo

abril 28, 2011

Socorro Carranco, poeta mexicana.

Sencillamente maravilloso!!

El beso del moribundo

“Amo a la oscuridad que te da forma, y te deja caer como una gota corrosiva sobre mi piel, que se vuelve insolente, y no entiende la penumbra que muerde la esperanza. Por eso prefiero te unas a otro cuerpo, alimentes otro calor acostumbrado, aunque el dolor de saberlo se encadena a mi otros dolores. Te digo ahora, sin remilgos, la vida se me está yendo por un hoyo de hormigas.

No hay ojos donde me mire y los nombres de los años que cargo, los ignoro. Precisamente hoy, uno de esos años, me desafía, vuelve revuelto de ruidos embriagados. Reclama deserción, cuando traicionó mis sueños. Pude tener todo, hasta tenerte a ti, si llegas más temprano. Mi piel añora el suave tacto de tus manos, que nunca me tocaron. Me despido, de la misma manera que te conocí. Lo recuerdo bien, pasó un tiempo para que me dirigieras una palabra, después hablábamos de todo menos de nosotros, y al final, cuando tenemos que hablar, mi tiempo se termina. Quiero pedirte un beso, no te espantes, no quedará huella alguna del beso; lo juro por Dios que me está abriendo las puertas del cielo, nadie lo sabrá y cuando regreses a tu mundo, reirás a carcajada por haber besado a un moribundo…” La ironía de Raúl triunfo, porque… ¡El beso me gustó!

abril 25, 2011

Gonzalo Rojas

En su memoria. Creo que despues de una larga y buena vida, en la que se hizo lo que te hizo feliz, donde viviste con plenitud, donde la muerte llega pidiendo permiso puedes partir en paz. Nos vemos en algún momento.

EL PRINCIPIO Y EL FIN

Cuando abro en los objetos la puerta de mí mismo:
¿quién me roba la sangre, lo mío, lo real?
¿Quién me arroja al vacío
cuando respiro? ¿Quién
es mi verdugo adentro de mí mismo?

Oh Tiempo. Rostro múltiple.
Rostro multiplicado por ti mismo.
Sal desde los orígenes de la música. Sal
desde mi llanto. Arráncate la máscara riente.
Espérame a besarte, convulsiva belleza.
Espérame en la puerta del mar. Espérame
en el objeto que amo eternamente.

abril 25, 2011

Ernesto Moreno R.

Nuestros actos están unidos a nosotros como el fósforo su luz,
                                                  Nos consumen, pero producen  nuestro esplendor. (André Guidé) 

 

Libre

André Gide
Libre de tiempos infelices
de recuerdos  espantosos
Libre de aftosa mental y de agonía
desesperando por la muerte inoportuna
cuando nos roba la frágil vida
 
Libre de  odios innecesarios
ocupados con sueños morbos
impiadosos por llegar
al metal mas deseado
 
Libre de la policía y el cura
asociados en confidencia
para culpar al linyera
de su indigencia
 
Libre de la represión del alma
Y si esclavo de la carne que tienta
Libre del capricho  tirano adultero
del dolor provocado
del azar por salvarnos
 
Libre de la proseción  tecnológica
y sus criaturas aberrantes
de la droga denigrante
y del hambre globalizada
 
Libre de morir a nuestra fortuna
cuando nos apetezca dejar la fila
después que todos de apoco
se hallan ido a morir a la orilla
 
Libre de maremotos,
de tormentas turbulentas
del hombre asesino
que espanto la luna enamorada
por un Apolo desplumada y ridícula

Etiquetas: ,
abril 5, 2011

Loreto Silva

 

ESCUCHAR CUENTO DE LA ESCRITORA LORETO SILVA

Loreto Silva, nació en Pica, al norte de Chile, el siglo pasado (dice ella coqueta). Vivo en Santiago de Chile.

Mi pasión: escribir y  pintar.

 Trabajos Literarios

–        Erase los tiempos de Allende y Pinochet, año 2011 novela

–        Crónica de un Experimento, año 2009 guión de Cine.

–        El Experimento, año 2008, novela. (Ciencia ficción)

–         Los Nuarianos, año 2007, novela. (Ciencia ficción)

–        Maravillosa,  obra de teatro. Estrenada en abril de 2006.

–        Es mi naturaleza dijo el escorpión, año 2005, cuentos.

–        Chile: Punto de quiebre y otros relatos, año 2001, cuentos.

 Página web de la autora   www.loretosilva.com

 Correo electrónico  l_silva@vtr.net 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 336 seguidores